/ crecimiento personal

Cómo y por qué cedemos nuestro poder... ¡sin darnos ni cuenta!

Esta semana pasada hablaba en mi cuenta de Instagram (@martadelapresa) de esas personas que se acercan a mí en ocasiones para preguntarme por mis servicios de coaching y, tras algo de conversación y de hacerles algunas preguntas, me doy cuenta de que lo que están buscando en realidad es una figura salvadora que los saque de su realidad y les prometa que sus problemas se van a resolver y que no van a tener que preocuparse nunca más. Tiro aquí de otra de esas manidas frases de las películas de Hollywood que tanto me gustan: "todo va a estar bien". Esta frase viene a ser algo así como "no tengo ni idea de lo que va a pasar, pero te digo que todo va a estar bien para que te tranquilices y me dejes tranquilo/a un rato".

Ante todo quiero dejar claro que no estoy criticando a estas personas ni juzgando lo que hacen, sino que las estoy tomando a modo de ejemplo (¡y bastante bueno!) para introducir el post de esta semana, que trata sobre las cesiones de poder que realizamos por decenas cada día sin darnos cuenta. En el caso de estas personas, la cesión de poder se produce al pensar que alguien ajeno a ellos va a poder resolverles la vida, devolverles la tan ansiada paz interior y la seguridad de que todo va a estar bien, de que se van a recuperar financieramente, o de que van a encontrar el amor en sus vidas, o lo que sea que supone un verdadero motivo de desconsuelo para ellos actualmente. El origen de esta búsqueda de alguien que les solucione sus dificultades es que no están asumiendo la responsabilidad de su propia vida, sino que quieren que alguien lo haga por ellos, y esto es peligroso porque hay gente ahí fuera que te prometerá que va a resolver tus problemas, que puede enderezar tu vida y que todo va a suceder poco menos que por arte de magia. Y esto no es posible, porque el/la único/a que puede enderezar su vida eres tú. Busca guías, compañeros de camino o consejeros, pero no busques salvadores ni gurús, porque estos últimos tan solo se aprovecharán de tu necesidad y de tu desesperación, cogerán tu poder y harán que termines dependiendo de ellos para cada decisión que tomas en tu vida.

Este es tan solo uno de los miles de ejemplos de cesiones de poder que podría ponerte. Lo importante es que entiendas la dinámica de la cesión:

  1. Surge ante un problema o una inquietud: hay una situación que te preocupa y no sabes cómo resolverla por ti mismo/a. Es lo suficientemente importante como para que requiera más atención de lo normal por tu parte --> ESTÁS INTENTANDO CONTROLAR UNA SITUACIÓN QUE ES EXTERNA A TI, es decir, no tiene nada que ver contigo y, como tal, no puedes controlarla.

  2. Buscas a alguien que te ayude a sentir que tienes el control de la situación: has entendido que por ti mismo/a no puedes controlar la situación, así que el siguiente paso lógico para tu ego es BUSCAR A ALGUIEN QUE TE AYUDE A TOMAR ESE CONTROL --> le cedes el poder de una situación que no depende de ti a otra persona. ¿Qué te hace pensar que esa otra persona sí puede controlar la situación?

  3. El verdadero origen de esta búsqueda de control: ESTÁS TRATANDO DE TAPAR UN MIEDO --> lo que ocurre cuando intentas controlar una situación es que desearías tapar un miedo, y la mejor forma que nuestro ego encuentra para hacerlo es intentar hacerse con las riendas de la situación. Nuestro ingenuo y vanidoso ego cree que cuando toma el control de una situación, sea la que sea, puede manejarla a su antojo y eso le hace sentirse bien, porque la creencia que realmente alberga en su interior es que está en control de su miedo. El ego odia el miedo, porque el miedo es lo que nos saca de nuestra zona de confort, y recuerda que al ego no le gusta nada que lo saques de su zona de comodidad y circunstancias y situaciones conocidas.

Te pongo un ejemplo: un familiar cercano tuyo está en el hospital debido a una enfermedad grave y, como es lógico, la situación te preocupa y te entristece. Tú directamente no puedes hacer nada para que tu familiar mejore porque su salud no está en tus manos y tú no puedes decidir si el tratamiento y los cuidados que le están dando van a ser beneficiosos o no para él y si van a hacer que se recupere. Pero te da miedo que tu familiar pueda morir, no querrías pasar por esa situación, por ese dolor, por esa pérdida, porque sabes lo triste que te sentirías, porque lo extrañarías muchísimo y porque no quieres sentir el vacío que dejaría en tu vida. Para empezar, estás anticipando en tu cabeza un acontecimiento que de ninguna manera sabes si va a ocurrir o no. Simplemente te sitúas ante la peor de las situaciones posibles y actúas como si ya fuera verdad.
Así que recurres a una amiga para que le haga reiki a distancia a tu familiar. Para quien no sepa mucho de reiki, una de las posibilidades que esta técnica ofrece es poder "darlo" a distancia, es decir, el/la reikista envía energía reiki a otra persona que no tiene por qué estar físicamente con él/ella en el lugar donde se encuentre, sino que puede estar a muchos kilómetros de distancia. Tu amiga, con toda su buena intención y sabiendo que le pides este favor por amor a tu familiar, accede a enviar energía reiki a tu familiar para que se mejore más rápidamente.

Aquí la cesión de poder es doble. Por un lado, sin contar con el consentimiento de tu familiar, estás colocando su propio poder personal en manos de una persona a la que puede ser que ni siquiera conozca. Estás mandándole al universo, desde tu propio punto de vista limitado, arrogante y egocéntrico (sí, así es, siento ser tan dura) el mensaje de que tu familiar y su cuerpo no son lo suficientemente capaces como para sanar por sí mismos sin que intervenga nadie de fuera.
Por otro lado, el mensaje que mandas ahí fuera es que tu familiar te necesita a ti para sanar y para recuperarse de su enfermedad. Has arrebatado el poder a tu familiar, lo has hecho tuyo y has hecho con él lo que te ha dado la gana.

Ante este caso no dudo de los buenos sentimientos que te han llevado a hacer algo así. Sin duda lo que te motivó a recurrir a tu amiga para que enviara energía reiki a tu familiar fue el inmenso amor que sientes por tu familiar, pero... Espera, ¿fue realmente el amor lo que te movió? ¿O fue el miedo que te provoca pensar en su pérdida? ¿Desde dónde estás actuando, desde el amor o desde el miedo? La diferencia es abismal y, por duro que te resulte aceptarlo, si hubieras actuado desde el amor no te habría invadido el miedo en primer lugar, ni hubieras pensado que tu amiga puede lograr algo que tu familiar no (curarlo de su enfermedad) ni hubieras sido tan soberbio/a como para decidir por tu familiar lo que es mejor para él. ¿Cómo puedes saber lo que es mejor para él si nos sabes cuáles son los aprendizajes y los procesos por los que tiene que pasar en esta vida?

A lo largo de un día cualquiera hacemos muchas cesiones de poder. Unas son grandes, como la que te he mostrado antes y otras son muchos más leves e, incluso, imperceptibles, como preguntarle a tu mejor amiga si te compras el vestido rojo o el negro, o preguntarle a tu novia si es mejor que te pidas la hamburguesa o el plato de pasta. A veces cogemos el poder de otra persona (inconscientemente, en la mayoría de los casos) y hacemos con él lo que nos viene en gana sin tener ni idea de lo que en realidad le estamos haciendo a esa persona y, en otras ocasiones, ponemos voluntamiamente nuestro poder en manos de otra u otras personas para que nos resuelvan la papeleta que nosotros no queremos enfrentar. En todos estos casos, la cesión de poder es un reflejo de no querer asumir la responsabilidad de tus actos.

Como decía al inicio del post, puedes buscar consejo y guía cuando te encuentras ante una situación en tu vida que no sabes cómo resolver, que te supera y que te hace sentir tremendamente infeliz o angustiado/a. La persona que de verdad entienda cuál es el papel de guía y consejero nunca te va a decir "tranquilo/a, que yo resuelvo esto", sino que te va a decir qué puedes hacer tú para enfrentar tus propios demonios, y luego dejará que decidas por ti mismo/a si quieres enfrentar a esos demonios o no. El verdadero amor da libertad y nunca coge el poder que no le corresponde, por muy buenas intenciones que tenga, pues sabe que el camino que cada uno debe recorrer en la vida es individual y personal, no puedes meterte en el camino de otra persona, sencillamente porque no te corresponde, porque no puedes pensar que tú eres tan listo/a como para saber qué es lo que le conviene al otro.

Así que, por favor, después de leer esto, si has entendido cuál es el verdadero mensaje de este post, es decir, que no te corresponde a ti decidir por los demás lo que es mejor o no para ellos, no vuelvas a coger el poder de ningún ser querido tuyo confundiéndolo con amor, porque no lo es, lo que te mueve es tan solo tu propio miedo por una situación que no controlas y por la cual no quieres pasar. De hecho, en la mayoría de los casos esta situación ni siquiera será real, sino tan solo una proyección a futuro de tu ego asustadizo que te dice que no quiere pasarlo mal y que hagas lo que sea necesario para no tener que padecer dolor, angustia o tristeza. Esta actitud no solo es cobarde, sino que te limita y te impide ver el aprendizaje intrínseco que cada circunstancia que se te plantea en la vida encierra para ti.

Y, por supuesto, tampoco cedas tu poder ahora que ya sabes cuál es la dinámica de esta cesión, porque lo único que estarás haciendo es quitarte la responsabilidad de tu propia vida de encima y colgársela a otro. ¡Bastante tienen los demás con sus propias responsabilidades y problemas como para tener que cargar también con los tuyos! Diferencia entre las pequeñas y las grandes cesiones que realizas en tu vida, y analiza si de verdad has conseguido buenos resultados cuando has cedido tu poder a otros en el pasado. ¿Sí? ¿No? La decisión es tuya, pero al menos ahora ya sabes cuáles son las verdaderas consecuencias de tus actos.

superman-2345419_640

Marta

Marta

Apasionada, sincera y auténtica. Una mujer que corre con los lobos. En esta aventura que es la vida y en mi camino personal hacia el autoconocimiento, quiero compartir con el mundo mis descubrimientos

Read More