/ desarrollo personal

Cómo encontrar tu Propósito de Vida

Este es uno de esos temas que nunca pasará de moda. Cada vez más personas están empezando a preguntarse "¿y qué será eso para lo que se supone que he venido a este mundo?", y seguirán preguntándoselo hasta dentro de mucho mucho tiempo. Por lo menos, hasta que llegue ese momento en el que en nuestra niñez no empecemos a perder la conexión con nuestra esencia, con nuestro Ser Superior, que es el que guarda toda la información de quién somos en realidad y para qué hemos venido aquí.

Pero bueno, realmente descubrir para qué estamos aquí es parte del juego. Un juego de consciencia, un juego de autoconocimiento muy gratificante y muy emocionante en el que os animo a involucraros siempre, ya sea mediante los posts de este blog, o mediante mis publicaciones en Instagram o los videos de YouTube. Parte del juego es que descubras cuáles son tus dones y que te las ingenies para hallar la forma de ponerlos al servicio de los demás. Poner tus dones al servicio de otras personas es algo tremendamente gratificante. Supone la realización de uno de esos pactos que, como alma, hiciste contigo misma antes de encarnarte en esta vida en la Tierra.

Tú decidiste qué dones ibas a traer a la Tierra, decidiste por qué esos dones y no otros (en función de los aprendizajes que pudieran proporcionarte para tu evolución) y te prometiste a ti misma que los pondrías al servicio de otras personas para ayudarlas en su propio camino de autoconocimiento y evolución como almas. Estos dones son precisamente a lo que llamamos "propósito de alma" o "misión de vida", que es lo mismo, y que en los últimos años parece haberse puesto muy de moda, ¿o soy solo yo que estoy metida a diario en esto del coaching? El caso es que últimamente no paro de oír hablar del propósito de vida, por lo que yo misma me he decidido a contaros más sobre el tema, pero siempre desde un punto de vista espiritual, que es el que a mí me gusta para que entendáis la verdadera importancia de todos los temas de los que hablo.

Bien, pues las que sí habéis notado que últimamente no para de hablarse del propósito de vida, posiblemente es porque estáis buscando información sobre este tema porque aún no habéis dado con el vuestro y queréis descubrir cuál es. Un error que cometemos, me atrevería a decir que en el 99,9% de las veces, es agobiarnos porque aún no hemos descubierto nuestro propósito de vida. En este grupo me incluyo yo, y es que durante años sabía por dónde iban los tiros, pero no conseguía precisar qué era exactamente aquello que me estaba reservado. Sabía a qué rama pertenecía, sabía con qué me sentía cómoda, qué me llamaba y qué no, pero yo sabía que no estaba dando en el clavo, que todavía había cosas que no entendía o no veía. Así que me agobiaba, y cuanto más me agobiaba más alejaba de mí la información que tenía que llegarme de una manera natural y no forzada.

Claro, ya sabes cómo funciona la ley de la atracción, ya te he hablado de ella extensamente en otro post y en algunos de mis videos; el tema es que cuanto más te agobias más bloqueas la energía en tu entorno, y con ese bloqueo es imposible que fluya nada hacia ti. En el video de esta semana sobre el propósito de vida te doy más información acerca de cómo funciona este proceso, que debes de tener muy en cuenta si quieres descubrir realmente cuál es tu propósito de vida (es decir, atraer la información justa y adecuada), o para cualquier otra cosa que desees atraer a tu vida.

Por desgracia, no hay ninguna técnica infalible para descubrir nuestro propósito de vida. Como te comentaba más arriba, es una información que tiene que llegarte de manera natural y sin forzarla; esto implica, al igual que con todas las demás cosas realmente importantes en la vida, que llegará en el momento en que deba de llegar, es decir, cuando estés preparada, cuando tu vida se encuentre en un estado que permita que puedas desarrollar tus dones y empezar a ponerlos al servicio de los demás. Si tu vida es un caos y está patas arriba, de nada sirve que sepas cuál es tu propósito, porque por mucho que quisieras no podrías desarrollar tus dones adecuadamente para ayudar a otras personas con ellos y tal y como tu alma proyectó antes de encarnar.

Las cosas no suceden cuando nosotras queremos, suceden cuando es su momento, cuando tienen que suceder. Lo que sí podemos hacer es darles un pequeño empujoncito, darle "vidilla" al proceso, por así decir. Así que voy a compartir contigo una práctica que realmente puede ayudarte a descubrir cuál es tu misión de vida. Pero posiblemente te estés preguntando, ¿por qué es tan difícil descubrir el propósito de vida? En primer lugar, es porque estamos tratando de forzar el proceso, esto ya te lo he explicado. Y, en segundo lugar, porque al tratar de dar con nuestros dones, nos enfocamos en lo que no debemos, en lo que no constituyen nuestros dones innatos, sino en los que son adquiridos.

Cuando nos preguntan "¿y a ti qué se te da bien?" o "¿en qué eres buena?" tendemos a pensar en cosas que hemos aprendido y en habilidades que hemos adquirido mediante el estudio o mediante la práctica. Por ejemplo, si a mí me dijeran "Marta, ¿qué se te dan bien a ti?" y no supiera en qué tengo que centrarme, probablemente diría: "los idiomas, la organización, escribir, las manualidades...". Pero todo esto son habilidades adquiridas, las he aprendido. En este tipo de cosas es en las que solemos centrarnos y, en consecuencia, estamos encaminando la búsqueda por el lado que no es.

Fíjate: mi propósito de vida real es el life coaching, y no tiene nada que ver ni con los idiomas, ni con la organización, ni con las manualidades, aunque todas estas habilidades sí pueden serme muy útiles para mi labor de coach, pero no están directamente relacionadas con el trabajo de coach.

Así que, ¿cuáles son los dones en los que tienes que fijarte? Pues en aquellos que forman parte intrínseca de quién tú eres. El problema aquí es que estos dones los tienes tan interiorizados que ni siquiera te fijas en ellos. Es decir, no los percibes como dones, piensas seguramente que es una parte más de cómo eres; y así es en realidad, pero es que estas cualidades o características que te hacen ser "tú" son precisamente las cosas en las que tienes que fijarte, porque te van a dar la clave de qué es lo que se te da bien de manera innata (sin que tengas que aprenderlo, ni forzarlo, ni esforzarte). Estas cualidades siempre habrán estado contigo, desde que eras pequeña, es un rasgo que te define.

Así que algo útil es que hagas memoria y reflexiones sobre lo que se te daba bien de pequeña. ¿Por qué se acerca a ti la gente? ¿Por qué cualidades te buscan, o te felicitan o te alaban? Eso que crees que es algo que no tiene mérito, porque te sale de forma natural y no tienes que esforzarte nada, es lo que constituye la base de tu propósito de vida. Lógicamente, una vez que ya los hayas descubierto, tendrás que ver cómo encajan esos dones en una posible profesión con la que ganarte la vida. Aunque hay muchas personas que su propósito de vida lo ponen en práctica a modo de hobby, mientras que tienen otro trabajo con el cuál ganan dinero para pagar sus facturas, etc. Es decir, NO es obligatorio hacer de la mision de vida una profesión. Hay otras formas de poner tus dones al servicio de los demás en tu tiempo libre, y que también pueden generarte una gran satisfacción.

El mayor peligro que veo en relación con este tema, y que ha sido el motivo que me ha llevado a hacer un post y un video sobre ello, es que hay muchas personas ahí fuera diciéndote que hasta que no descubras cuál es tu propósito de vida no vas a ser realmente feliz. Si conviertes esta idea en creencia (ya sabes que las creencias determinan nuestra realidad), puede ser muy destructiva y limitante para ti, porque implica que harás depender tu felicidad de encontrar tu misión de vida, y ¿qué ocurre si no la encuentras? ¿Significa eso que ya nunca podrás ser feliz?

Esto no es así. La felicidad no depende de nada, ni siquiera de que encuentres tu propósito en la vida. La felicidad (¡y me siento un disco rayado de tanto que repito esto!) no es una meta ni un sentimiento que dependa de una única cosa, sino que es una carrera de fondo, es un estado sostenido del Ser. Por lo tanto, puedes ser igualmente feliz aunque no des con tu propósito en esta vida. Hay muchas otras cosas en las que puedes hallar la felicidad si te permites verlo y, sobre todo, si no te agobias pensando que tu vida podría ser muchísimo mejor de lo que es. ¿Podría ser mejor? ¡Pues claro! La vida de cualquier persona del mundo podría ser mejor de lo que es actualmente. Ya te lo he dicho, la felicidad no depende de nada: ni del dinero, ni del trabajo, ni de que tengas pareja o no, ni de si tu marido es "mejor" o "peor", ni de la casa que tengas...

La cuestión es ¿cuánto aprecias lo que ya tienes? ¿Eres capaz de encontrar la felicidad en tu vida tal y como es ahora mismo? Porque si la respuesta es no, entonces no importan todos los cambios que hagas ni todas las cosas que puedas tener o hacer, nunca llegarás a ser feliz de verdad, porque el problema estará en tu interior y no en aquello que te rodea. El problema no será que no encuentres la felicidad, sino que no te estarás permitiendo ser feliz, que es algo bien distinto.

Entonces, ¿cuáles son mis recomendaciones para que encuentres tu propósito de vida? Antes todo, no te agobies y no trates de forzar el proceso. Ya te he dicho lo importante que es esto, y aunque creas que es justo lo contrario de lo que deberías estar haciendo, ten por seguro que no es así. En segundo lugar, piensa en todas las cosas que se te dan bien y que te salen de manera natural, sin forzarlas, que son cualidades que tú has tenido siempre y que no has tenido que adquirir mediante el estudio, ni con la práctica ni en otros trabajos anteriores que hayas tenido. Es decir, son cualidades intrínsecas de tu personalidad y, como son naturales en ti, seguramente no las aprecias ni les das valor, porque no las percibes como un don.

Confía en que, si está en tu plan de vida descubrir cuál es tu propósito, este llegará sin duda a ti. Más tarde o más temprano, pero llegará.

Marta

Marta

Apasionada, sincera y auténtica. Una mujer que corre con los lobos. En esta aventura que es la vida y en mi camino personal hacia el autoconocimiento, quiero compartir con el mundo mis descubrimientos

Read More